Tiempo de entrega y precio: las ventajas de producir en Centroamérica

Tiempo de entrega y precio: las ventajas de producir en Centroamérica

Los tiempos de entrega desde la planta de Sylvania en Costa Rica hacia Guatemala, el destino más distante en la región, pueden tomar un máximo de 10 días, mientras que desde China se puede tardar hasta tres meses.

• Sylvania apuesta a la innovación en la región centroamericana, donde ocupa un 55% de participación de mercado.

(20/Mat/2019 – web) Panamá.- Feilo-Sylvania posee la capacidad de entregar luminarias LED a sus clientes en Centroamérica en, aproximadamente, un 10% del tiempo que pueden tomar otros fabricantes desde China, gracias a que posee su propia planta en Costa Rica, para satisfacer la demanda y necesidades de la región.

Las ventajas competitivas de alcanzar una producción local, en cualquier tipo de producto, mercancía y materias primas, son comprobables y muy beneficiosas: reducción de tiempos de entrega, precios competitivos, sinergias productivas con proveedores locales y regionales, por mencionar algunas.

Sylvania está consciente de eso y apuesta constantemente a la innovación en Centroamérica, Panamá y el Caribe, donde ocupa una participación de mercado del 55%, y contribuye a generar encadenamientos productivos locales y regionales.

La empresa se ha enfocado en aprovechar las ventajas competitivas de una producción regional de luminarias con su planta en Pavas, Costa Rica. El tiempo de entrega, por ejemplo, desde la planta hasta un proyecto regular en Guatemala, puede tomar en promedio entre ocho y 10 días; mientras que si el cliente ordena desde China podría tomar hasta tres meses, entre producción de luminarias y tránsito desde Asia hasta Centroamérica. Es decir que Sylvania ofrece alrededor de casi un 10% en su tiempo de entrega, frente a los 90 días desde territorio chino.

Así lo confirmó el gerente de producto para Centroamérica y Caribe de Sylvania, Laurence Vega, quien aseguró, además, que gracias al Tratado de Libre Comercio de Costa Rica con China, a través también de la planta en territorio costarricense, los clientes de los productos Sylvania pueden ahorrarse en sus precios entre un 15% y 20% por ser libres de aranceles (impuestos por importación), cuando se trata de producto LED fabricado en territorio chino.

“Otra ventaja es que nuestros precios en productos LED son muy competitivos, pues tenemos la capacidad de hacer productos a la medida, por especificación, para proyectos particulares de nuestros clientes. La planta local también permite a la empresa cubrir pedidos pequeños de hasta tres o cuatro luminarias, según la medida, especificación y necesidad del cliente, siempre en el mismo periodo de tiempo de entrega de entre ocho y 10 días, como máximo.

Además, Sylvania garantiza un respaldo confiable y cercano a sus clientes, por medio de un equipo comercial en cada país centroamericano, indicó Vega.

En cuanto a logística, la empresa tampoco impone cantidades mínimas ni máximas a sus clientes, desde la importación de Pavas.

“El cliente puede optimizar su importación desde Costa Rica. Es decir, puede consolidar otros productos en su contenedor de carga y no solo luminarias. Si necesita solo 100 luminarias, por la medida de su proyecto, eso le producimos y entregamos, a diferencia de las 1.000 luminarias que posiblemente sean necesarias para el contenedor de 20 o 30 pies, importado desde otros mercados”, explicó Vega, quien agregó también que esto favorece los inventarios de los proyectos, pues se maneja lo que, exclusivamente, se necesita.

Sylvania tiene la capacidad de proporcionar luminarias de prueba para proyectos específicos, de manera de que el cliente se asegure de cómo quedará la luminaria en su cielo raso, para después realizar la orden de los productos que necesitará.

Con una planta local, la empresa está favoreciendo a las economías centroamericanas en muchos aspectos, aparte de la generación de empleo de alta capacidad técnica.

“Estamos utilizando mano de obra regional, no solo costarricenses, sino de otras nacionalidades, como nicaragüenses, hondureños y salvadoreños; además, cada país en la región cuenta con oficinas locales. Fortalecemos también los encadenamientos locales, ya que algunas de nuestras líneas como las Coníferas utilizan piezas trabajadas por artesanos costarricenses y traemos materia prima de diferentes países, lo que favorece también los encadenamientos regionales”, expresó Vega.

Vega detalló que en el proceso de producción en Costa Rica, se agota primero la materia prima local en América Central, para después ir a China o Europa, por materiales como vidrio y madera.

Por último, con respecto al reciente establecimiento de relaciones diplomáticas y comerciales de El Salvador con China, el gerente de producto manifestó que si esto suma a la operación de Sylvania en esta región, se evaluará los términos que puedan favorecer a la importación, porque si bien la operación se centraliza en Costa Rica, hay sinergias y apoyo de cada filial de Sylvania en Centroamérica y Caribe.

“Por qué no otra pequeña planta en El Salvador, Guatemala o el Triángulo Norte, estamos abiertos a lo que los mercados demanden y las facilidades que surjan”, finalizó.

Vía Up Gradecomunicación

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply