El mundo entra en un período crítico de riesgos intensificados en 2018

El mundo entra en un período crítico de riesgos intensificados en 2018

Foro Económico Mundial revela Informe Global de Riesgos 2018. El informe, que comunica todos los años en enero sobre las perspectivas de los expertos y responsables de decisiones de todo el mundo sobre los riesgos más significativos que enfrenta el mundo, advierte que nos resulta difícil mantener el ritmo acelerado de los cambios.

  • La naturaleza estructural e interconectada de los riesgos en 2018 pone en peligro el sistema mismo sobre el que se basan las sociedades, las economías y las relaciones internacionales, según el Informe Global de Riesgos 2018.
  • La perspectiva económica positiva les brinda a los líderes la oportunidad de afrontar la fragilidad sistémica que afecta a las sociedades, las economías, las relaciones internacionales y el medio ambiente, de acuerdo con el informe.
  • Los riesgos ambientales dominan la Encuesta de Percepción de Riesgo Global por segundo año consecutivo; cuando se preguntó acerca de las trayectorias de riesgo para el año entrante, el 59% señaló riesgos crecientes
  • Lea el informe completo aquí

(17/1/2018 – web) Londres, Reino Unido.- La posibilidad de un fuerte crecimiento económico en 2018 presenta a los líderes una oportunidad de oro para enfrentar y solucionar las señales de graves debilidades en muchos de los sistemas complejos sobre los que se apoya nuestro mundo, como las sociedades, las economías, las relaciones internacionales, y el medio ambiente.

Este es el mensaje del Informe Global de Riesgos 2018 publicado hoy por el Foro Económico Mundial.

El informe, que comunica todos los años en enero sobre las perspectivas de los expertos y responsables de decisiones de todo el mundo sobre los riesgos más significativos que enfrenta el mundo, advierte que nos resulta difícil mantener el ritmo acelerado de los cambios. Destaca numerosas áreas en las que estamos exigiendo lo máximo de nuestros sistemas, desde las tasas de nivel de extinción que marcan la pérdida de la biodiversidad, a la creciente preocupación por la posibilidad de nuevas guerras.

Nuestra Encuesta de Percepción de Riesgos Globales (GRPS, en inglés) sugiere que los expertos se están preparando para un nuevo año de riesgos exacerbados. Cuando les preguntamos a los casi 1.000 encuestados sobre su opinión acerca de la trayectoria de riesgos en 2018, el 59% de las respuestas apuntaban a la intensificación de los riesgos, en comparación con un 7% que respondió refiriéndose a riesgos en disminución.

En parte, la culpa de esta visión negativa para 2018 está en el deterioro del paisaje geopolítico. El 93% de los encuestados dijo que esperaba confrontaciones políticas o económicas peores entre las principales potencias, y casi el 80% espera riesgos en aumento en relación con guerras entre potencias importantes.

Sin embargo, y al igual que en 2017, el medio ambiente fue la preocupación más grande entre los expertos, por mucho margen. Entre los 30 riesgos globales que se les pidió que enumeraran por grado de importancia en términos de probabilidad e impacto, se le dio prioridad a los cinco riesgos ambientales: clima extremo; pérdida de la biodiversidad y colapso de ecosistemas; grandes desastres naturales; desastres ambientales causados por el hombre; y fracaso en mitigar y adaptarnos al cambio climático. De todos ellos, los sucesos de clima extremo fueron considerados como el riesgo más importante.

“La oportunidad que nos presenta la recuperación económica que se expande es algo que no podemos desperdiciar para poder resolver las fracturas que fuimos permitiendo que debilitaran las sociedades, instituciones y ambiente del mundo. Tenemos que tomarnos en serio el riesgo de un colapso global de los sistemas. Juntos, tenemos los recursos y el nuevo conocimiento científico y tecnológico para impedir esto. Y por sobre todo, el desafío está en encontrar la voluntad y el impulso para trabajar juntos por un futuro compartido” afirmó el Profesor Klaus Schwab, Fundador y Director Ejecutivo del Foro Económico Mundial.

Según el GRPS (Informe Global de Riesgos), las amenazas cibernéticas están haciéndose más fuertes, y los ciberataques a gran escala hoy ocupan el tercer lugar en términos de probabilidades, en tanto que la creciente
ciberdependencia aparece como el segundo motor más significativo en el mapa de los riesgos globales para los próximos 10 años.

John Drzik, Presidente de Riesgo Global y Digital de Marsh, dijo: “La fricción geopolítica está contribuyendo al aumento de los ciberataques en escala y sofisticación. Al mismo tiempo la ciber exposición crece a medida que las empresas se hacen más dependientes de la tecnología. Si bien está mejorando la gestión de riesgos cibernéticos, las empresas y los gobiernos tienen que invertir mucho más en sus esfuerzos de resiliencia para que podamos impedir que aumente la brecha entre las pérdidas económicas y de bienes asegurados que prevemos para las catástrofes naturales”.

Por otra parte, los riesgos económicos este año no aparecen con el mismo grado de prominencia, lo que hace que algunos expertos expresen preocupación porque la mejora en las tasas de crecimiento del PBI global podría llevar a la complacencia en los persistentes riesgos estructurales de los sistemas globales económicos y financieros. Asimismo, la desigualdad ocupa el tercer lugar entre los motores subyacentes a los riesgos y la interconexión de riesgos más mencionada es la que existe entre las consecuencias adversas de los avances tecnológicos y las altas tasas de desempleo o subempleo estructural.

Shocks futuros

La creciente complejidad e interconectividad de nuestros sistemas globales pude llevar a ciclos reiterados, efectos umbral, y perturbaciones en cascada. Las crisis repentinas y dramáticas – conocidas como shocks futuros – se hacen más probables. En el Informe Global de Riesgos de este año presentamos 10 escenarios breves bajo situaciones de “qué pasaría si…”. No lo hacemos a modo de predicción sino como disparadores que nos hagan pensar, que animen a los líderes del mundo a evaluar los potenciales shocks futuros que podrían afectar a sus entornos de manera rápida y drástica:

  • Cosechas reducidas: la reducción simultánea de cosechas pone en riesgo el abastecimiento de alimentos a nivel
    global.
  • Enredos de Internet: proliferan las “malezas” de inteligencia artificial, perturbando el rendimiento de Internet.
  • Muerte del comercio: las guerras comerciales producen efectos cascada y las instituciones multilaterales son demasiado débiles como para responder.
  • Ataduras en democracia: las nuevas olas de populismo ponen en riesgo el orden social en una o más democracias maduras.
  • Extinción de la precisión: los barcos piloteados por drones llevan la pesca ilegal a niveles nuevos y más insostenibles.
  • El abismo: otra crisis económica resulta demasiado como para que puedan crearse políticas en respuesta, y da lugar a un período de caos.
  • Ingesta de desigualdad: la bioingeniería y las drogas de mejoramiento cognitivo remarcan la diferencia entre los que tienen y los que no tienen.
  • Guerra sin reglas: un conflicto entre estados escala impredeciblemente en ausencia de reglas acordadas para la guerra cibernética.
  • Geopolítica de identidad: En medio del ir y venir geopolítico la identidad nacional se convierte en creciente fuente de tensión en torno a fronteras en disputa.
  • Murallas: los ciberataques, el proteccionismo, y la divergencia regulatoria llevan a la balcanización de Internet.

Alison Martin, Funcionaria Principal de Riesgos del Grupo de Seguros Zurich, comentó: “Los eventos climáticos extremos volvieron a posicionarse como principal riesgo global en términos de probabilidad e impacto. Los riesgos ambientales junto a la creciente vulnerabilidad ante otros riesgos hoy amenazan gravemente los cimientos de la mayoría de las cosas que tenemos en común. Lamentablemente, observamos que los gobiernos y las organizaciones responden “un poco demasiado tarde” a tendencias clave como la del cambio climático. No es demasiado tarde todavía como para dar forma a un mañana de mayor resiliencia, pero tenemos que actuar con mayor sentido de urgencia para evitar un potencial colapso de los sistemas”.

El Informe Global de Riesgos 2018 se ha desarrollado con el invalorable apoyo de la Junta de Consejeros de Riesgo Global del Foro Económico Mundial a lo largo del año pasado. También cuenta con la continua colaboración de sus Socios Estratégicos Marsh & McLennan Companies, y Zurich Insurance Group, y sus consejeros académicos de la Oxford Martin School (Universidad de Oxford), la Universidad Nacional de Singapur, y el Centro Wharton de Procesos de Decisión y Gestión de Riesgos (Universidad de Pensilvania).

El Foro Económico Mundial es una institución internacional para la cooperación pública-privada, comprometida con la mejora del estado del mundo. Convoca a líderes del mundo de la política, de los negocios, y otras áreas de la sociedad, con el fin de dar forma a agendas globales, regionales e industriales (www.weforum.org).

Vía Llorente y Cuenca

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply

Opinión


330x2801

Últimas Noticias

Deportes