La dieta para la Diabetes

La dieta para la Diabetes

Una alimentación saludable puede ayudarlo a prevenir, controlar e incluso revertir la diabetes, una enfermad que afecta a más de 200 mil panameños. Anualmente, 2,500 personas son diagnosticadas con diabetes en nuestro país, según estadísticas de la Caja del Seguro Social. Una dieta para diabéticos no tiene que ser complicada y no significa que tenga que renunciar a todas sus comidas favoritas.

(13/Ene/2020 – web) Panamá.- En el mes de la concientización de la diabetes, Cleveland Clinic Florida desea compartir las siguientes recomendaciones:

¿Cuál es la mejor dieta para la diabetes?

Tomar medidas para prevenir o controlar la diabetes no significa vivir en privación; significa comer una dieta saludable y equilibrada que también aumentará su energía y mejorará su estado de ánimo. No tiene que renunciar a los dulces por completo o resignarse a toda una vida de comida suave.
Ya sea que esté tratando de prevenir o controlar la diabetes, sus necesidades nutricionales son prácticamente las mismas que las de todos los demás, por lo que no se necesitan alimentos especiales. No obstante, debe prestar atención a algunas de sus elecciones de alimentos, especialmente a los carbohidratos que come. Si bien, seguir una dieta mediterránea u otra dieta saludable para el corazón puede ayudar, lo más importante que puede hacer es controlar su peso.

Perder peso y comer más saludable también puede tener un profundo efecto en su estado de ánimo, energía y sensación de bienestar. Incluso si ya ha desarrollado diabetes, no es demasiado tarde para hacer un cambio positivo. Al comer de manera más saludable, hacer más actividad física y perder peso, puede reducir sus síntomas o incluso revertir la diabetes. La conclusión es que tiene más control sobre su salud de lo que cree.
Jose Cabral, MD, endocrinologo especialista para la clínica con más de 20 años en practica, comenta que “Las personas con diabetes tienen casi el doble de riesgo de padecer de enfermedad cardíaca y tienen un mayor riesgo de desarrollar trastornos de salud mental como la depresión. Sin embargo, la mayoría de los casos de diabetes tipo 2 se pueden prevenir y en algunos incluso se pueden revertir.”

Encuentre el azúcar oculto

Ser inteligente con los dulces es solo una parte de la batalla. El azúcar también está oculto en muchos alimentos envasados, comidas rápidas y productos básicos de supermercados como pan, cereales, productos enlatados, salsa para pasta, margarina, puré de papas instantáneo, cenas congeladas, comidas bajas en grasa y salsa de tomate. El primer paso es detectar el azúcar oculto en las etiquetas de los alimentos, lo que puede tomar algo de investigación:

• Los fabricantes proporcionan la cantidad total de azúcar en sus etiquetas, pero no tienen que diferenciar entre el azúcar agregado y el azúcar que se encuentra naturalmente en los alimentos.
• Los azúcares agregados se enumeran en los ingredientes, pero no siempre son fácilmente reconocibles como tales. Si bien el azúcar, la miel o la melaza son fáciles de detectar, el azúcar agregado también se puede enumerar como jarabe de maíz, cristales de caña, fructosa, dextrosa, lactosa o maltosa.
• Si bien es de esperar que los alimentos azucarados tengan azúcar en la parte superior de su lista de ingredientes, los fabricantes a menudo usan diferentes tipos de azúcares agregados que luego aparecen dispersos en la lista. ¡Pero todas estas pequeñas dosis de diferentes edulcorantes pueden sumar mucho azúcar extra y calorías vacías!

Elija las grasas sabiamente

Algunas grasas no son saludables y otras tienen enormes beneficios para la salud, por lo que es importante elegirlas sabiamente.

• Grasas no saludables: Las grasas más dañinas son las grasas trans artificiales, que hacen que los aceites vegetales sean menos propensos a estropearse. Evite los productos horneados comercialmente, los bocadillos envasados, los alimentos fritos y cualquier cosa que contenga aceite parcialmente hidrogenado, incluso si afirma que no contiene grasas trans.
• Grasas no saturadas: Las grasas más saludables son las grasas no saturadas, que provienen de fuentes de pescado y vegetales como el aceite de oliva, nueces y aguacates. Los ácidos grasos Omega-3 combaten la inflamación y apoyan la salud del cerebro y el corazón. Buenas fuentes incluyen salmón, atún y semillas de lino.
• Grasas saturadas: Se encuentra principalmente en aceites tropicales, carnes rojas y lácteos, no hay necesidad de eliminar por completo las grasas saturadas de su dieta, sino de disfrutar con moderación.

Coma a horas regulares

Su cuerpo puede regular mejor los niveles de azúcar en la sangre y su peso cuando mantiene un horario de comidas regular. Anote los tamaños de porción moderados y consistentes para cada comida.

• Comience el día con un buen desayuno: Proporcionará energía, así como niveles constantes de azúcar en la sangre.
• Comidas pequeñas regulares, hasta 6 por día: Comer regularmente lo ayudará a mantener sus porciones bajo control.
• Mantenga la ingesta de calorías igual: Para regular los niveles de azúcar en la sangre, trate de comer aproximadamente la misma cantidad todos los días, en lugar de comer en exceso un día o en una comida, y luego escatimar la siguiente.

Vía Stratego

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply