La estimulación visual debe desarrollarse en niños de 0 a 7 años de edad para maximizar su visión

La estimulación visual debe desarrollarse en niños de 0 a 7 años de edad para maximizar su visión

La especialista en Estimulación Visual del IPHE de David, la docente Taylor, manifiesta que la Estimulación Visual para el desarrollo de la visión de un niño o una niña con déficit visual, es una técnica específica que requiere la aplicación de programas especialmente diseñados y llevados a cabo por personal especializado, que requiere un uso continuado de la actividad visual en el entorno escolar o familiar o cuando sale a pasear, o de compras, o a jugar con sus amigos.

IMG-20201008-WA0173

(16/Oct/2020 – web) Panamá.- ¿Qué es la Estimulación Visual? ¿Quiénes reciben este tipo de terapia visual? Estas repuestas es dada por la maestra Yamileth Taylor, docente de estimulación visual del Instituto Panameño de Habilitación Especial (IPHE) en la Extensión de Chiriquí, quien dice: “A través de la Estimulación Visual se le enseña al niño de 0 a 7 años con déficit visual o baja visión, por medio de diversas actividades a entender lo que logran ver, a trabajar las funciones visuales que los niños poseen, para que puedan ser funcionales al máximo, haciéndoles los ajustes necesarios con su material de estudio, ya sea en la sede del IPHE o en centros educativos de inclusión.

La especialista en Estimulación Visual del IPHE de David, la docente Taylor, manifiesta que la Estimulación Visual para el desarrollo de la visión de un niño o una niña con déficit visual, es una técnica específica que requiere la aplicación de programas especialmente diseñados y llevados a cabo por personal especializado, que requiere un uso continuado de la actividad visual en el entorno escolar o familiar o cuando sale a pasear, o de compras, o a jugar con sus amigos.

El aula de Estimulación Visual de la Extensión del IPHE de Chiriquí, está ubicada dentro en la Sala de Estimulación Multisensorial (SEMS), conformada por especialistas del equipo técnico, quienes de una manera u otra de acuerdo a las necesidades de cada estudiante, apoyan con los servicios y actividades que el estudiante en particular requiere para su avance. Estas disciplinas son: Estimulación Temprana, Terapia Ocupacional, Fonoaudiología, Psicología, Fisioterapia, Trabajo Social y Equinoterapia.

Desde el mes de junio de 2019, fecha en que fue inaugurado el SEMS, el Aula de Estimulación Visual en la Extensión del IPHE de Chiriquí, garantiza los servicios, recursos y apoyos a 26 alumnos a quienes se les trabaja las funciones visuales de fijación, enfoque y seguimiento, cuyo objetivo es mejorar el funcionamiento visual de los niños con baja visión, es decir, “aquellos que tienen una reducción de su agudeza visual o una pérdida de campo visual, debido a una patología ocular o cerebral congénita o adquirida y que, ni siquiera con correcciones ópticas pueden llegar a alcanzar una visión normalizada”, sostiene la especialista en estimulación visual Taylor.

En tanto el servicio Valoración de Estimulación Visual, se le garantiza a once (11) estudiantes que asisten a escuelas de inclusión en la provincia de Chiriquí, a ellos, se les trabaja la valoración visual, la cual consiste en darle respuestas educativas específicas, con el empleo de ayudas técnicas para el aprendizaje.

La especialista en estimulación visual, la docente Taylor arguye: “A los once (11) estudiantes que asisten a las escuelas de inclusión dentro de sus entornos comunitarios se les realiza las adecuaciones o ajustes razonables de acuerdo al Currículo Priorizado del Ministerio de Educación (MEDUCA), este alumnado recibe una atención individualizada y complementaria en función de sus necesidades relacionadas con su discapacidad visual: nuevas tecnologías de la informática, autonomía personal, orientación y movilidad, competencia social, que es la que le proporcionan los profesionales especializados de los equipos específicos de atención educativa a la discapacidad visual”.

A los estudiantes que participan del proceso de educación inclusiva, se le dan las recomendaciones académicas a seguir, sobre todo a los docentes de educación regular de cómo hacer los ajustes al material, tipo de letra, usar buena iluminación, atril de mesa, contornos y alto relieve para el material, alternar para los que escriben en Braille y aún si tienen restos visuales, cuando es necesario escribir en Braille y cuando se puede con caracteres visuales.

Desde que se reinició el periodo escolar el pasado julio de 2020, como producto de la interrupción que sufrió el año lectivo producto de la pandemia del Covid-19, en el Aula de Estimulación Visual y Valoración de las funciones visuales de la extensión de Chiriquí, sostiene la docente Taylor: “Hemos trabajado la conectividad según los recursos con los que cuenta cada padre de familia. Primero se hizo un sondeo para saber cómo nos íbamos a comunicar. Llegamos a un consenso y lo que acordamos fue comunicarnos vía WhatsApp (video llamada o en grupo) con la mayoría de los padres, y por otro lado el uso de los correos electrónicos para recibir información, mientras que, a otros padres de familias, que a veces no cuentan con data, se les hacen llamadas telefónicas; hay casos que reciben materiales de apresto en su casa, el cual es llevado por el chófer del IPHE.

Un ejemplo de trabajo en equipo es el que se ha desarrollado con los niños, como iban a ser evaluados y los materiales que utilizarían, para ello se realizó una video llamada en un grupo de tres (3) madres de familias, a quienes se les envió la evaluación y al mismo tiempo un corto video demostrativo del trabajo en mención. Iniciamos con una pequeña evaluación diagnóstica para saber cuánto ven los niños y cómo lo hacen, para poder saber el nivel en que se encuentran y cómo hacer nuestro plan remedial.

La docente Taylor, comparte que “cuando realizábamos la evaluación, los padres de familias debían enviar la misma y un pequeño video para ‘yo’ poder observar y dar mis recomendaciones; posteriormente realizamos un video con todos los materiales que íbamos a utilizar, y que ellas tuvieran en casa sin necesidad de comprar, solo utilizamos material reciclable.

Yamileth Taylor, especialista en estimulación visual del IPHE de David, comparte que hace poco se realizó un taller de cómo podríamos utilizar estos materiales, para la estimulación de los niños desde sus hogares, donde participaron cuatro (4) estudiantes del nivel primario y uno (1) de secundaria.

“El objetivo de la Estimulación Visual desde la temprana infancia es conseguir la mayor normalización e inclusión de los alumnos en el entorno familiar, social y educativo. Esto se hace, a través de las siguientes actividades: Valoración diagnóstica de las capacidades y dificultades de los alumnos; Acogida y acompañamiento a la familia, si lo necesita; Asesoramiento especializado sobre las necesidades del alumno y la familia; Orientación sobre el programa de intervención; Intervención de profesionales especializados que conforman Equipos Específicos compuestos por diversos profesionales (psicólogos, maestros, instructores tiflotécnicos, trabajadores sociales, técnicos de rehabilitación); Coordinación con otros centros, escuelas y servicios de atención temprana; Información sobre los recursos existentes y adaptación de material y contenidos curriculares”, puntualiza Taylor.

Además, Taylor comenta que este trabajo de “Evaluación Diagnostica de Agudeza Visual”, abarca el campo visual por confrontación, test de color, el tamaño en cuanto a letra y macrotipo que requiere el estudiante, ya sea para ampliarle los textos o el tipo arial que necesita para los ejercicios o exámenes, así como los dibujos y el espesor de las líneas o el espesor del contorno que deben tener.

Se considera también el uso del cuaderno de baja visión; se evalúa si tiene alteraciones cromáticas, allí se aplica el test de color, mayor iluminación. El objetivo es que el estudiante pueda alcanzar al máximo la utilización del remanente visual en sus tareas cotidiana, lo que se realiza desde el marco actual de la atención temprana, es decir, considerando el desarrollo del niño de una manera globalizada, procurando que la intervención sea lo más temprana posible, por la plasticidad cerebral de estas edades, y sea realizada por un equipo de profesionales interdisciplinar que trabaje con el niño, su familia y su entorno, para prevenir que los riesgos que implica la deficiencia visual influyan lo menos posible en su desarrollo.

Fuente/Foto: IPHE

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply