Las Herramientas Tecnológicas, sus Beneficios y el Uso Inadecuado en los Adolescentes

Las Herramientas Tecnológicas, sus Beneficios y el Uso Inadecuado en los Adolescentes

Marta Rodríguez, sostuvo que la tecnología mejora la comunicación con familiares y amistades, permite la comunicación entre personas desde cualquier parte del mundo y facilita el proceso de socialización al conversar con más personas.

(25/Sep/2020 – web) Panamá.- Con el objetivo de explicar a los alumnos sobre los beneficios del uso correcto de las herramientas tecnológicas en el proceso escolar y a la vez, orientarlos sobre el riesgo inadecuado de la tecnología, la Licda. Marta Rodríguez, Trabajadora Social de la Extensión del Instituto Panameño de Habilitación Especial (IPHE) de Penonomé, llevó a cabo un taller dirigido a los estudiantes de 6º de primaria, así como de 7° y 8° de educación pre media de este centro educativo.

Los alumnos de la Extensión del IPHE de Penonomé, fueron advertidos sobre los peligros de las redes sociales, por la trabajadora social del IPHE, en su rol de orientadora dentro del contexto social de la población estudiantil, abordando el tema del uso de las de las Herramientas Tecnologías que se da en todas las edades.

La Licda. Marta Rodríguez, expresó, que, si bien en todas las edades se abusa de los dispositivos electrónicos, en la adolescencia se aprecia un mayor incremento en su consumo o uso; aplicado a diversos dispositivos tales como: teléfono celular, las tabletas, la televisión, la radio e Internet y añadió, que ante la pandemia que se vive, esta costumbre ha adquirido mayor relevancia en la vida cotidiana de los alumnos.

“Es una verdadera revolución social digital, porque ofrece tiempo lúdico, de ocio, de relación en la comunicación con otras personas e información educativa y acelerada del mundo en general, surgiendo preguntas tales como: ¿Con qué frecuencia lo hacen?,¿cómo las utilizan? y ¿Para qué?, entre otras”, puntualizó la Trabajadora Social del IPHE en Penonomé.

La Licda. Rodríguez, planteó que existen nuevos desafíos sociales que se deben asumir de forma responsable, reconociendo que el uso de estas herramientas tecnologías, posibilitan el desarrollo de nuevas habilidades en las formas de conocimiento en los alumnos adolescentes y que todo dependerá del uso, o del abuso, de manera positiva y negativa que ellos hagan de la tecnología.

“Consideré oportuno presentarles un video a los estudiantes que les informara sobre las Herramientas Tecnológicas sus Beneficios y el Uso Inadecuado en los Adolescentes. Ayudándoles de esta manera, desde la escuela, de manera integrada junto a sus padres, quienes deben desempeñar un papel fundamental en la educación de sus hijos y ser vigilantes sobre el buen uso de estos recursos, en lo enriquecedor, didáctico y, práctico; aprovechando al máximo para hacer sus tareas diarias y advertirlos de los peligros que pueden encontrar en las redes sociales en sus relaciones virtuales interpersonales con sus pares y con los adultos”, relató la Trabajadora Social.

Marta Rodríguez, sostuvo que la tecnología mejora la comunicación con familiares y amistades, permite la comunicación entre personas desde cualquier parte del mundo y facilita el proceso de socialización al conversar con más personas.

“Los adolescentes hacen uso de la tecnología, mayormente, a través de las redes sociales como Instagram y Facebook, los chats de WhatsApp y Messenger y, se sienten integrados en unos grupos sociales con el que pueden compartir sus aficiones e incluso sus inquietudes”. Puntualizó la trabajadora social.

Sostuvo que esta modalidad, admite un fácil acceso a la información para tareas e investigaciones, acceso a todo tipo de contenido informativo de una forma sencilla, accesible, divertida y visual para obtener información para sus estudios.

La tecnología permite nuevas formas de aprendizaje: cursos, talleres, conferencias, webinars (clases y seminarios transmitidos online en directo en los que se puede participar), sin la obligación de asistir presencialmente a ellos. Es un tipo de formación que puede enriquecer enormemente el conocimiento, potencia el desarrollo de habilidades mentales y, además, permite el ocio y entretenimiento a través de múltiples recursos tales como: Blogs, periódicos o revistas online, diversión, risas, juegos, películas, series, música, conciertos en directo, videos juegos, que potencian múltiples habilidades psicosociales.

Licda. Marta Rodríguez, Trabajadora Social de la Extensión de Penonomé, enfatizó, que los adolescentes son un grupo de población especialmente vulnerable con poder para desarrollar conductas de riesgo relacionadas con internet y las nuevas tecnologías, al estar en una edad que se caracteriza por tener dificultades para medir los riesgos, la falsa sensación de invulnerabilidad, la necesidad de socializar y también la necesidad de intimidad.

“Las actividades tecnológicas, así como son buenas por todo lo antes explicado, también tiene su efecto negativo, pues crean interferencia con otras actividades como el estudio, el ejercicio, el deporte, y la socialización. Ellos, dejan de hacer estas actividades físicas de manera presencial que ayudan a la salud”, sostuvo la profesional de trabajo social”.

Marta Rodríguez, aseguró que la falta de privacidad y el uso indebido de datos personales, el no tomar las precauciones de seguridad, poniendo en riesgo su intimidad, y dejando desprotegida información personal, supone un riesgo en cuanto al tiempo invertido en información no apta para menores.

Finalmente dijo que los jóvenes están expuestos al Sexting: información inapropiada, no fiable, no verificada, que pueden influir en la percepción del mundo, en su propia conducta. (violencia, el racismo, movimientos radicales, violencia de género, homofobia, prácticas sexuales), al Aislamiento Social, al retraso en el desarrollo de las habilidades sociales, al Ciberbullying (acoso llevado a cabo utilizando las nuevas tecnologías); Grooming (conductas y acciones deliberadas llevadas a cabo por un adulto con la finalidad de ganarse la amistad de un menor de edad y obtener relaciones sexuales) y al Vamping (No poder conciliar el sueño, por el uso de la tecnología antes de dormir).

El IPHE tiene una matrícula de 15,597 estudiantes en todo el país, mientras que la Extensión de Penonomé, brinda servicios, recursos y apoyos a 485 alumnos.

Fuente/Foto: IPHE

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos estan marcados con *

Cancel reply